Aprovecho esta tarde que tenemos luz en casa para felicitaros las pascuas y daros las gracias por vuestra amistad, vuestro apoyo y cercanía en estos momentos difíciles que hemos vivido en el Mali desde el día 22 de marzo.

Fué el viernes santo por la tarde que se aprobó el acuerdo entre los militares que dieron el golpe de estado y la CEDEAO.

Desde el miércoles santo hasta el viernes santo por la tarde hubo como un “parón”. Nadie sabía nada. No comprendíamos por qué ese silencio de unos y otros. La gente estaba triste, silenciosa, preocupada, encerrada en casa…

Y por fín ese el viernes santo vimos una luz que nos parecía ya la luz de la resurrección.
No, todo no está solucionado pero se ha dado un paso importante.

– La Junta Militar acepta de traspasar el poder a los civiles.

Leer más

“AGUA PARA MALI” – NECESITAMOS TU VOTO PARA LLEVAR A CABO EL PROYECTO

Vota el proyecto de Casa de Mali y Geólogos sin fronteras para realizar un pozo de agua potable, un huerto y un lavadero para que las mujeres de Djélibani puedan cultivar y mejorar sus condiciones de vida y tener alimentos.

Entra en http://www.miarevista.es/premios-cuida-de-ti-2011 y vota el “Proyecto MALI, EN BUSCA DEL AGUA.”

Puedes votar hasta el 2 de Octubre del 2011 y además al votar entras en el sorteo de un lote de productos de la casa Garnier.

¡Gracias a tu voto podremos llevar a cabo el proyecto!

Premio Spanair y Casa de Mali

El número ganador es el 22 que corresponde al número premiado en el sorteo del día 9 de julio del cupón de la Onze que es el 71922.

El ganador de los billetes de avión BCN-BAMAKO es el 22.

La persona gadadora puede contactar con la Asociación por correo electrónico: info@casademali.org

África desprende un aroma muy especial y esta se denota en los múltiples tenderetes que se encuentran en Bamako.

Menchu Mendoza, presidenta de la Casa de Mali en España, en Bamako

Menchu Mendoza, presidenta de la Casa de Mali en España, en Bamako

Bamako, capital de Mali, con una población de un millón y medio de habitantes, es una ciudad alegre, con tocados multicolores de mujeres que destilan ganas de vivir, optimismo, hecho que no deja de ser sorprendente en un país que la esperanza de vida no sobrepasa los 49 años. El paisaje de su urbe es un tanto caótico, con vehículos de motor, peatones y otros vehículos de tracción animal que compiten por alcanzar su destino. Con una cierta habilidad quieren llegar indemnes al lugar, esquivándose entre ellos con gran habilidad, y elevando la tupida atmósfera de la ciudad con un fino polvillo rojo que procede de las mismas calles sin asfaltar.

Bamako, con las primeras luces del alba, sus calles se desbordan de vida, abandonando el solitario aspecto que se sumen cuando el sol se pone. Al asomar el día, automóviles en un estado bastante destartalados inundan sus calles. A pesar de ello, la ciudad tiene su encanto.

Leer más