Proyecto Agua y saneamiento

Proyecto de aprovechamiento integral del agua y realización de infrastructuras para su conservación.

El costo total del proyecto es de 39.850€ de los que ya se han realizado 8.500€

Este proyecto tiene por objeto la realización de un estudio de prospección hidrogeológica seguido de la construcción de una serie de infraestructuras que permitan abastecer de agua a la futura aldea sostenible de Djelibani (Mali). Se plantea para ello una propuesta de aprovechamiento integral de los recursos hídricos que combina los medios de obtención de agua tradicionales con otros más modernos basados en la utilización de energías renovables. Asimismo se plantean pautas para la gestión sostenible del recurso y un programa de sensibilización ambiental de la población.

Mapa de Mali

Mapa de Mali

El proyecto que a continuación se presenta constituye el primer paso dentro de una iniciativa de mayor calado que lleva el nombre “Modelo de aldea autosuficiente y sostenible para la formación, educación y creacion de empleo”. Para ello es necesario tener en cuenta que la primera piedra de todo entramado social y económico es la disponibilidad de agua.

Lejos de tratarse de una iniciativa piloto, este proyecto de abastecimiento de aguas está basado en la experiencia práctica de Geólogos Sin Fronteras en otros lugares del mundo. En concreto, a lo largo de los últimos años se han puesto en funcionamiento iniciativas similares no solo en Mali, sino también en otros países de África (Togo y Gambia) y América Central (Honduras y El Salvador). Se trata por tanto de sistemas y técnicas bien contrastados que se han mostrado útiles en un buen número de contextos geográficos e hidrogeológicos.

 

Pertinencia y justificación de la intervención

Aunque las inundaciones constituyen un problema en Djelibani –y por tanto se podría pensar que en la zona existe una “sobreabundancia de agua”– se da la paradoja de que el abastecimiento de aguas a la aldea es enormemente precario. La concentración de las precipitaciones en el tiempo, unida a la naturaleza prácticamente llana del terreno, impide que pueda almacenarse agua de escorrentía en cantidades suficientes.

De esta manera, las abundantes precipitaciones de la época húmeda anegan las tierras durante algunos meses, para luego desaparecer casi por completo dejando tras de sí un panorama desolador. La relativa brevedad de la temporada húmeda, agravada por los elevados valores de evapotranspiración, también implica que los cultivos no pueden completar su ciclo vegetativo, por lo que los rendimientos agrícolas son muy escasos.

Proyecto aguaLa foto muestra la escasa entidad del azud, así como el lodazal en que se constituye el agua embalsada durante gran parte del año. En la parte central del muro (a la izquierda de la imagen) se aprecia la compuerta de metal, que presenta un pobre estado de conservación.

Actualmente sólo existe en la zona un pequeño dispositivo para embalsar las aguas de escorrentía superficial. Dicha infraestructura consiste en un azud de hormigón de poco menos de un metro de altura y unos 150 metros de largo.

Además de tratarse de una represa de todo punto insuficiente para abastecer al poblado, su utilidad práctica es muy limitada: los pocos recursos hídricos que quedan embalsados están sujetos a pérdidas importantes, tanto por el efecto de la evaporación durante los meses de calor como por causa de las fugas que presenta la compuerta del aliviadero, cuyo estado es muy deficiente.

Además, el vaso se encuentra colmatado por el aporte de los materiales sólidos que arrastran las crecidas, por lo que la capacidad embalsable viene disminuyendo año tras año desde el momento de su construcción.

Como consecuencia, puede hablarse más bien de una charca de poca profundidad cuyas aguas no son recomendables para consumo humano. Su utilidad principal a día de hoy radica en ejercer la función de abrevadero para el ganado y en sustentar un pequeño ecosistema acuático que incluye algunas especies de peces.

Así las cosas, los habitantes de Djelibani se abastecen habitualmente del agua que obtienen a través pozos de poca profundidad. Se trata de un agua de mejor calidad que la de la represa, si bien los métodos que se utilizan para su extracción son bastante rudimentarios (cubos, bombas de mano). Puede decirse además que es una actividad reservada exclusivamente a mujeres y niños, que emplean gran parte de su tiempo en la extracción y acarreo del recurso.

Al hilo de lo anterior es necesario hacer notar que el conocimiento que se tiene de la calidad química de las aguas, sean estas superficiales o subterráneas, es muy limitado. Es por ello necesario conocer el quimismo natural de las aguas para localizar posibles focos de contaminación prevenir sus efectos. Por todo ello, la realización de un estudio hidrogeológico de base, secundado por las distintas actuaciones técnicas constituye una intervención urgente y necesaria para, erradicar las enfermedades que se constatan en la comunidad local.

PozoPuede observarse por el terreno embarrado la gran cantidad de agua que se desperdicia en relación a la que se obtiene. Asimismo es posible hacerse una idea de lo laborioso que resulta transportar el agua a diario en pesados cubos.

La ejecución de este proyecto fue solicitada por los mismos habitantes de Djelibani, el Consejo de Sabios del pueblo, su alcalde y las autoridades de la comuna de Siby. Se considera especialmente valioso que el principal beneficiario de esta propuesta sean las mujeres y los niños de Djelibani: la implementación de un sistema de abastecimiento de aguas facilitará considerablemente sus labores cotidianas, permitiéndoles dedicar mucho más tiempo a otros quehaceres y limitando la incidencia de lesiones crónicas derivadas de acarrear pesados cubos de agua. Lo mismo puede decirse de los niños, que además dispondrán de más tiempo para la educación y el ocio.

En términos globales, puede decirse también que el proyecto tendrá un impacto positivo sobre el total de la sociedad maliense, cuya población en 2009, ascendía unos 13.000.000 de habitantes, con un crecimiento anual del 2.7%.

Este proyecto está en plena consonancia con los Objetivos del Milenio del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Más en concreto se centra en los objetivos 1 (erradicación del hambre y la pobreza), 3 (promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer), 4 (reducir la mortalidad infantil) y 7 (garantizar la sostenibilidad del medio ambiente).

La realización del proyecto corre a cargo de Geólogos sin Fronteras, La Escuela de Ingeniería y Arquitectura de Bamaco (ESIAU) el contról y seguimiento de la AD2 y del responsable de Casa de Mali en Bamako.

 

¿Quieres colaborar en la financiación de este proyecto?

El costo total del proyecto es de 39.850€ de los que ya se han realizado 8.500€




 

Volver a Proyectos.